Welcome Back...

E
ste lugar está pensado para subir todos mis escritos, tonterias y algunos sueños; aquellos regados por otros lugares, mientras algunos nuevos se van colando.



Lashiel

3 mar. 2009

Una sonrisa y unos espejuelos...

Re_up 27 mayo 2006 22:09

En el más minimo instante, en un lugar como cualquier otro, Ella llegó ante mis ojos. Su hermosa cabellera, que caía hasta sus hombros me escondía de su rostro. No pude dibujar con toda seguridad su rasgos, pues su aroma hipnotízate me cautivó. Era un sueño, un espejismo...o algo más.

Me sentí extraño, fuera de mí mismo. Me tomo por el hombro y descansó por un instante su cuerpo en mi espalda; podía sentir su calor recorriendo mi espalda. Su corazón parecía latir con sutileza, y su tictac me reconfortaba el espíritu. Cuando su voz golpeo mi ser, pero no como su imagen; me parecía tan familiar, que comenzamos a platicar y platicar, mientras caminábamos.

Su tímida sonrisa me daba aún más seguridad de la que normalmente radica en mi. Gozaba del momento, como con un viejo amigo quien siempre estuvo a mi lado, aunque no le reconociere. Las palabras iban y venían sin que importase su contenido, mi sonrisa se transformo en seguridad y entusiasmo.

Recorrimos todo un mundo fantástico, hasta que una vez más desapareció; así como llego a mis espaldas para darme un instante de satisfacción, así mismo partió en un parpadeo.

Pero alguien más me esperaba a la mesa, para disfrutar de un delicioso manjar, un postre tan dulce como su persona. No era lo mismo, no importaba el hecho de que no estuviese sola, ni de que los demás comensales fuesen reyes y nobles, a quienes mi estirpe jamás suele tratar.

Tras los saludos de etiqueta comenzó el deleite. Ella quien me había llamado a convivir a su lado sonreía falsamente, pues su mirada vagaba fuera de ese lugar. Ese instante tan refinado y delicado terminó pronto, búas Ella, dulce y refinada doncella de cabellera dorada, y bellos ojos tras un par de espejuelos dejó la mesa un tiempo .

Todo acabó, y tras despedirme recorrí una vez más aquel universo, tan agradable, antiguo y deseable. Pero mis ojos sucumbieron a un cansancio, que me hizo descender en un sueño tan profundo como los mares del olvidó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario