Welcome Back...

E
ste lugar está pensado para subir todos mis escritos, tonterias y algunos sueños; aquellos regados por otros lugares, mientras algunos nuevos se van colando.



Lashiel

4 mar. 2009

Mis egos, cadenas invisibles de mi ser, que aún no lo es...

ReUp...19 enero 2006 13:05
Maldita sociedad, falsa realidad... que solo alimenta el ego de los ciegos, quienes se creen excelsos, perfectos. La sonrisa en falsedad cubre sus rostros, tan solo para aparentar ser lo que no pueden comprender; más, solo la ira y la tristeza se alojan en sus corazones; y el ego... o mejor dicho "los egos", que transtornan su realidad haciendola polvo.
Incontables cadenas, nos mantienen besando el firmamento. Tan pesadas y sofocantes que suelen arrancar la vida de las carnes aún palpitantes, sin remordimiento alguno. Pero para aquellos que gozan de una luz en falsedad, no pueden percatarse de cuan amarga es su situación, cuan inmensamente cruel y despiados son las sombras que les atan. Viven y gozan sin poder observar en el espejo las ataduras que les impiden ser. Cual quimera, amorfe e imposible de concebir, así pudiesen ser, estos lazos que nos impiden seguir.
Realmente, ¿Habrá algún ego que me ayude a ser? La vida misma es una aventura única para cada quien, que se repite infinitamenete, en aquellos que NO desean tomar las riendas sus propias manos. Imposible vanidad de unos cuantos, intangible sensación de superioridad, de inmensa lejanía de logros sin sentido, de vidas que inician y se marchitan sin núnca llegar a ser...
Y aún así no puedo...no logro aún, ¿Cómo podre?...¿Cómo deshacerme de todos ellos? Púes gracias a todo ello soy lo que vez ahora, un ser que no lo es, que esta más cerca de la nada que de la existencia; oscuridad... hermosa dama sepulcral, que desea arrebatarme el último as de luz, que guardo en este corazón vapuleado por la realidad.
Son demonios, sombras...las cadenas que me hablan al oido cada vez que algo lo amerita, la ira, la vanidad, la avaricia, los celos; todos ellos y aún muchos más, que con sus dulces palabras plagadas de mentiras y veneno consumen mi alma, forjando ante mis caidas, una a una, cadena sobre cadena, que me quitan la poca luz que aún perciben estos ojos en penumbras.
De pronto un grito, una voz se alza desde lo más profundo, y resuena en cada rincón de mi ser que aún no es, tocandolo todo y cimbrandolo desde sus cimientos; grita y desea que le escuchen, pero mis oidos estan sordos y apenas puedo percibir un leve...BASTA YA!!!
Dulce doncella que haz venido a mí, ¿Eres realmente tú? No...no lo eres. Pero su voz es tan real, tan suya, que mis oidos se caen como piedras en un acantilado, dejandome oir sus bellos canticos, sus oraciones que me alientan a ver sin tener abiertos los ojos...
Veo, pero no lo creo, a varias bestías a mi alrededor, que se acercan a mí, solo para despertar en mi interior sentimientos tan conocidos, pero ahora sin escencia. Y mis lágrimas caen como llamadas de la nada, mientras la melancolía embriaga mi ser incompleto. Un dolor tan grande, indescriptible y enloquecedor me golpea por doquier, y creo que morire.
Su cantico se hace cada vez más fuerte, tanto que solo puedo oirla, las demás voces quedan sordas ante su voz. Todo mi ser se desmorona y pierdo toda noción de mi realidad. Despierto en soledad, solo para verme bañado en mis lágrimas, para sentirme ajeno a estas carnes y desconocerlo todo.
Y esta maldita sociedad, sus principios y virtudes, su moral absurda y sus conceptos sin pies ni cabeza. Me pregunto, ¿Cómo vivir en un mundo ironico, intangible y sin...? Bahh!!! de pronto miro en mis manos una realidad inversa, irreconocible, imposible; las cadenas que aún me atan parecen carcomidas, oxidadas, putrefactas; y de un tiron se desmoronan al viento las más debiles, mientras que algunas más oponen resistencia a mi mirar. Visto entonces este ser que comienza a ser, con nuevas ropas y nuevos principios; quien al mirar al espejo rie y sueña con encontrar lo que aún falta por descubrir.
Pero que aún sufre por no encontrar las llaves que abran las cerraduras de las últimas cadenas que le tinen del cuello.

1 comentario:

  1. Se es lo que es, no más no menos... eso ni las ataduras, ni las cadenas, ni nada puede derribar...

    ResponderEliminar